lunes, 5 de marzo de 2018

Yona, mon amour

¿Es un abrigo enchaquetado o es una chaqueta abrigada? 



Lo cierto es que es una prenda que necesitaba muchísimo porque empezaba a quedarme corta de prendas de abrigo que me representen adecuadamente. 

Se trata del patrón Yona wrap coat de Named Patterns, un abrigo corto de manga raglan con cierre anudado y bolsillos de plastrón al que le apliqué unas pequeñas modificaciones:


  • En primer lugar, decidí ponerle un botón para cerrar el abrigo, ya que en el patrón hay espacio para ello. No soy una entusiasta del cierre anudado porque creo que le da un "look batín" que no me llama nada. 
  • También le hice un ojal de sastre porque un tejido de calidad merece un acabado de calidad. Lo cual me obligó a hacer artesanía: hice un ojal a mano en la vista delantera, justo a la altura del exterior, y lo fijé con puntadas invisibles para que permanecieran unidos.
  • Y la última modificación fue incluir bolsillos de sastre en diagonal. Los bolsillos de plastrón originales no me entusiasmaban demasiado así que me permití ser creativa.


En el patrón del delantero vienen marcas para tres botones (los círculos). 
A lápiz en horizontal, el emplazamiento del ojal.
Y en diagonal, el de los bolsillos.



Mi niño bonito


Y su hermano gemelo del interior




Usé un paño de lana que lleva comprado unos cuatro años y que me dio para todo excepto para las vistas de la solapa, que hice con un paño de lana a cuadros comprado este año. El forro del cuerpo es de nailon negro y el de los bolsillos es un retal de algodón estampado. Y el maravilloso botón de baquelita lo heredé de mi abuela: merecía un proyecto que le permitiese brillar en solitario.


¿Os suena de algo? (un retal de mi Lou box top)



Corté una talla 36 porque se trata de una prenda oversize de por sí y no quería que quedara demasiado enorme; he confeccionado otros patrones de estas diseñadoras y en algunos casos he tenido incluso que quitar tela. Named diseña para gente de talla 1,72, justo mi estatura, pero en este caso mis brazos de orangután ha salido a la superficie y resulta que las mangas me quedan cortas. Así que como no hice glasilla, no tengo derecho a quejarme. Es una prenda invernal, así que no la llevaré con mangas cortas y no iré enseñando el hueso de la muñeca como si tal cosa. Estéticamente no me resulta intolerable que me asomen las mangas del jersey, pero para una siguiente realización tengo que alargar las mangas. Aunque creo que la siguiente ocasión haré una talla 38 porque las chaquetas me gustan un pelín más holgadas, especialmente si son invernales y se llevan con varias capas de tejido debajo.



Aquí se ve que me falta un poco de manga


Cara de circunstancias, es difícil sacar una buena vista trasera sin ayuda



Sin embargo, estoy absolutamente feliz con el resultado. He podido estrenarla y disfrutarla cuando aún hace frío por la mañana y ya tengo una chaqueta estupenda para el próximo invierno. Pienso repetir la realización.

Y ahora os cuento los errores. Pese a que tuve en cuenta el margen de costura de la vista delantera, el ojal quedó muy cerca y al tratarse de un ojal de sastre que abulta más que uno que se hace a máquina, el delantero no queda impecable. En las fotos se aprecia que el tejido de la vista rueda hacia fuera. 
El otro fallo épico fue que el forro se rajó cuando estaba dando la vuelta a la chaqueta (nota mental: el nailon es delicado y el margen de 15 cm indicado en las instrucciones para abertura de vuelta es demasiado poco). Así que tuve que cerrar a mano un hueco bastante mayor que los 15cm iniciales, lo cual hizo que quedara mal, con un pliegue imprevisto.
No son fallos de importancia, no impiden la funcionalidad de la prenda y puedo convivir con ellos perfectamente. 


Y por supuesto, ya tiene mis pins para darle un poco más de carácter.


ENGLISH NOTE

This is my version of the Yona wrap coat pattern from Named. I cut a size 36 and added some modifications to the original pattern, like the bound buttonhole and the diagonal single welt pockets. I'm globally very satisfied with the final result, although the sleeves are a bit too short for my personal taste. Next time I'll probably make the next size because I prefer it to be a bit more roomy, but this version has become my personal favourite to choose in the mornings. 
I made the coat in a luscious grey wool fabric I bought four years ago, but I used a grey check wool for the front facing. I also used a black nylon fabric for the bodice lining and a scrap of cotton for the pocket lining. The black bakelite button was my grandma's and it was just waiting for a special project to shine on.
I made a couple of mistakes that don't make the coat less wearable, but they're here: the bound buttonhole is a bit chunky, so it pulls the front facing out, you can see it in the picture above. And the 15cm turning hole stated in the instructions was too short for turning: my lining teared out and had to mend and close a bigger hole. Finally I ended up with an accidental pleat in the lining. But no biggie. I still love it anyway and it'll get lots of wear.





1 comentario:

  1. Ufff... me parece un proyecto con detalles importantes: el ojal sastre, los bolsillos... de esos que siempre quiero hacer pero que me asustan un poco. Te ha quedado estupendo, muy tú. Un besazo!¡

    ResponderEliminar