miércoles, 13 de diciembre de 2017

Asuntos internos

Siempre me hizo gracia esa frase tan frecuente en las pelis de policías: "Hola, somos de asuntos internos". Y las caras de los polis a los que esa frase dejaba helados. Eran esa gente a la que nadie le hacía gracia ver: policías que se encargaban de resolver asuntos entre policías sin que nadie ni de fuera ni de dentro del cuerpo se enterara de los oscuros medios utilizados para tal fin.
Como la ropa interior. Se encarga de menesteres ingratos de los que nadie se da por enterado y, por mona que sea, pasa desapercibida. 

Tengo una hija de once años que ya lleva tallas de adulta y está casi tan alta como yo. Lo cual es un inconveniente para el asunto bragas, porque está en tierra de nadie. En su talla no vienen diseños bonitos como para gente de su edad y el corte de las bragas de señora suele ser demasiado escotado para su gusto, además de tener acabados demasiado sofisticados, poco aptos para el trote diario. Así que, ante la falta de oferta adecuada, me puse manos a la obra para buscar patrones que cumplan sus requerimientos, a saber: que cubran bien la nalga, no sean escotados de cadera y no sean demasiado altos de cintura. 

Encontré dos joyitas: las Arccos undies de Sophie Hines y las Nixie briefs de Jennifer Lauren -que, como agua de mayo, salieron a la venta justo la semana pasada-. Ambas cumplen con los requerimientos de la autora del encargo, pero las Nixie no cumplían con mis exigencias como costurera de lencería. Las bragas -por si en el público hay quien desconoce este detalle- llevan un protector interior para evitar manchas de humedad en la ropa. Es práctico y es necesario. Personalmente no me gusta nada que estén mal rematados, con un borde bien cosido pero el otro simplemente remallado y sólo cosido por los lados, o directamente aplicado y sobrecosido sin ningún cuidado, como ya he encontrado en prendas del comercio. Ya sabemos que los géneros de punto no se deshilachan, pero no hay que abusar de la ingenuidad de las compradoras, creo yo. 
Así que voy con una pequeña comparativa:

Nixie briefs (Jennifer Lauren)

A favor:
  • El aspecto deportivo y ligeramente retro de la prenda, pudiendo solapar el delantero o el trasero según apetezca, lo cual evita las molestas costuras laterales.
  • Que el patrón indica las longitudes de elástico para las piernas o la cintura, lo cual es una ayuda importante de cara a planificar las compras de suministros de lencería. 
  • Las instrucciones son claras y perfectamente explicadas, y sugieren detalles de acabado que me gustaron mucho, como la de añadir una costura de refuerzo al finalizar la costura de unión de los laterales.
En contra:
  • Que plantea remallar el borde frontal del protector y dejarlo libre en el frente, sólo atrapado por el bies elástico de los lados. Cosa que según mi experiencia dificulta la limpieza de la prenda y acorta su vida útil, porque al estar suelto tiende a desbararse con facilidad. Imagino que por no desanimar a quienes se inician en el arte de coser bragas, no plantea la costura "canónica" del protector para que quede totalmente oculto, pero en mi opinión es un error. Única pega de un patrón que, por lo demás, está muy bien planteado.

El segundo par, con el pequeño vuelto cosido a zigzag

El quinto par, ya con el patrón modificado (insertar suspiro de satisfacción).




Mis modificaciones:
  • En la primera realización del patrón, lo cosí con una puntada zigzag al frente de la braguita porque me negaba a dejarlo suelto. En las dos siguientes, doblé el margen superior 5mm y lo cosí como había hecho la primera vez. Pero a partir de la cuarta versión modifiqué el patrón: corté la parte correspondiente al protector dos veces, una en forro y otra en tejido exterior, y quité del frente de la braguita la parte correspondiente al protector dejando un margen de costura de 5mm para solaparlo con esa pieza. 
  • Tuve que modificar la longitud de elástico de las piernas, ya que con un bies elástico de textura firme como el blanco a mi clienta le quedaba demasiado ajustado, así que añadí un centímetro más del indicado. Con el negro, más flojito, bastaba con la cantidad planteada.

Arccos undies (Sophie Hines)




Un bies de Minnie siempre le da otra alegría


 A favor:
  • Me encanta que no tenga costuras laterales que se puedan clavar en la cadera. El diseño de talle bajo cubre bien el trasero.
  • Las clarísimas instrucciones sobre cómo montar la braguita de una sola vez, dejando ocultas ambas costuras del protector y los trucos sobre cómo montar mejor el bies. Vale la pena comprarlo sólo por esos dos momentos de epifanía mental, especialmente si no se tiene experiencia anterior en costura de lencería.
  • Este patrón también indica las cantidades de elástico necesarias para piernas o cintura. 
En contra:
  •  El ajuste es quizás un poco demasiado ajustado para el gusto de mi clienta, a pesar de que corté la talla que llevaba en función de sus medidas y usé un tejido con la elasticidad suficiente (algodón/elastano). Tendré que probar con la siguiente talla a ver qué tal le sienta. De momento le gustan más las Nixie, por eso sólo hay una de este modelo.

Utilicé bies elástico, pero con ambos patrones puede utilizarse elástico de lencería, con puntilla, o tira de encaje elástico. El procedimiento varía un pelín, pero está indicado en ambos patrones. En todos los modelos utilicé retales de tela de camiseta de algodón con elastano; la costura de lencería es una manera excelente de dar salida a esos retales ni grandes ni pequeños que se van juntando. Y aún no he terminado de renovar el cajón de interiores de mi chica, pero de aquí a Navidad la dejo surtida con lunares de todo tipo.




Y ahora, como postre, el relato de una pifia que me da mucha lástima porque éstas quedaron verdaderamente bonitas. Eran para mi hija pequeña, 8 años, que es flaquita y tiene los mismos gustos que su hermana: le gustan cubrientes y que no se muevan. Reutilicé un pijama de verano de Hello Kitty de talla 6 años que usó hasta el verano pasado para sacar dos braguitas estupendas, pero no tuve en cuenta que las bragas que le cosí en verano (el modelo verde claro que se ve a la izquierda en las fotos) ya le quedaban justas. Son las Little fishies undies de Fishsticks Designs (compré el patrón hace años y según parece su tienda ya no está activa, pero se puede comprar todavía a través de Kollabora). Le hice la misma modificación que al Nixie, así que el protector está totalmente oculto.
Las pensaba sortear aquí mismo, pero he desistido en vista de que no hay interés. Si alguien las quiere (solo envíos a territorio español) las guardaré hasta Reyes. Luego me desharé de ellas, con todo el dolor de mi corazón.


La vista trasera es de lo más simpático

Vista frontal

Y esto fue lo que quedó del pijama, casi nada



No hay comentarios:

Publicar un comentario