martes, 26 de noviembre de 2013

Bloody Mary dress



Hay vestidos que además de prendas de vestir son una provocación a la propia imaginación, aparte de un reto a las habilidades que a veces se dan por sentadas. Por el patrón, por el tejido elegido, por el remolino mental que se desata al ir construyendo la prenda y descubrir sus dificultades propias. Este es uno de ellos. Y por si fuera poco, justo en el ecuador de la costura, el lunes pasado, tuve un percance con la plancha y me goteó agua ardiendo en el muslo, dejándome una bonita quemadura de recuerdo. No fue grave, al menos nada que mi maravilloso aloe no pueda curar, pero me fastidió el buen ánimo con que estaba llevando el trabajo. Al menos la próxima vez estaré pendiente de cerrar la salida de vapor cuando no la esté usando; es lo que tiene coser cuando una llega del trabajo, que el cerebro no está a lo que está.




Los patrones de Cake Patterns me encantan desde que descubriera el vestido Tiramisu hace casi un año. Soy una fan confesa porque me encanta el sistema que Stephanie utiliza para poder personalizar totalmente sus patrones con las medidas del destinatario. Es sencillamente genial. La colección Red Velvet salió a finales de septiembre y la estrella de la misma es el vestido que le da nombre. Está pensado para realizarse con género de punto, de fino a un grosor medio. Tiene un bolsillito pequeño en la cintura, dos posibilidades distintas de pliegues en la falda y un cuello de pétalos que se puede poner o no.



Yo hice mi Red velvet en el sewalong que termina mañana y debo decir que ha salido muchísimo mejor de lo que esperaba inicialmente por las dificultades que me puse a mí misma con la elección del tejido. Elegí un interlock de merino de grosor medio en tono rojo tomate que compré en Bebés Naturales (y del que sólo les queda lo que se ve en el enlace) que resultó ser un reto a mis habilidades. Más grueso de lo deseable para dar un resultado óptimo en la zona del pliegue de la falda, demasiado elástico y con extrema facilidad para perder la forma en la delicada zona del cuello, los hombros y el bajo de la falda. Sudé zumo de tomate para que quedara bien, descosí mucho, muchísimo, y tardé tanto en ello que no he podido hacer una segunda versión, como era mi intención inicial.


  • Patrón: Red velvet dress de Cake Patterns. 
  • Versión: pliegue de tijera en la falda, sin cuello y sin bolsillo. 
  • Talla: mi talla base es la 30 para el cuerpo, copa A. En la cintura escogí la 27,5. La pieza inferior del cuerpo (midriff) es una transición de la medida del bajo pecho a la de la cintura (30 arriba y 27,5 abajo).
  • Modificaciones: atención, este patrón va a implicar, sí o sí, modificar el cuerpo (delantero y trasero) porque son piezas que de por sí son excesivamente cortas. Yo añadí al mío 3,5cm, pero según el sujetador que utilice, la costura de bajo pecho se me sube un poco. Para poder usarlo con un sujetador con relleno debería haberle añadido 3 centímetros más. También encuentro que la falda, según las dimensiones que elegí, me queda un poco ancha. Como mi tejido tiene caída no es algo obvio y visible y no encontré necesario entrarle de las costuras laterales, cosa que se puede hacer con extrema facilidad durante la construcción del vestido.
  • Tejido: interlock de merino rojo, 2 metros. Suavísimo y cálido pero nada "colaborador".
  • Artículos de mercería: hilo, cinta de fliselina de doble cara para las mangas, cinta de fliselina (usé la de punto para estabilizar el cuello y la versión tejida para el bajo), fliselina tejida normal para la vista.
  • Duración: en el sewalong las sesiones de trabajo están pensadas para durar media hora diaria, lo que en mi caso no se cumplió en más de la mitad de las ocasiones. Mi tela me puso demasiado la zancadilla y solamente la costura de los hombros duró hora y media porque descosí tres veces cada una. El vuelto también lo tuve que descoser tres veces y terminé cosiéndolo a mano con una puntada invisible (invisible catchstitch) que resultó ser, con diferencia, la mejor elección posible. Así que de las cinco horas previstas inicialmente la cosa se me puso en unas 10, el doble de lo previsto. Me gustó especialmente que se incide en la importancia de la preparación del tejido antes de empezar a coser, en la estabilización de las costuras que más sufrirán con el uso (cuello y hombros y la zona donde irá el bolsillo, si se le pone).
  • Mis aspectos favoritos: el cuello, tan maravillosamente redondeado y perfecto. No se abre si te inclinas hacia delante y es muy estético, tanto si se planea usar un collar corto con él como si no se lleva nada. Se termina con una vista, lo que hace que el resultado sea visualmente limpio y muy estable. El pliegue de la falda es mi otra debilidad, se abre al caminar creando un movimiento precioso; adoro que la tela se mueva conmigo, es un detalle muy femenino.
  • Lo que no me gustó: que el bolsillo previsto en el patrón sea tan pequeñito. Yo que soy mujer de bolsillos sé que echaré de menos donde poner las manos. Aunque de todas formas la idea que subyace tras este vestido es que sea mi básico festivo de este año. Lo llevaré en Nochebuena y en Nochevieja, y en esas ocasiones no creo que necesite donde poner pañuelos o llaves. En mi siguiente versión habrá bolsillos, que haré siguiendo el tutorial de Melanie, una de las participantes en el sewalong que lo explica muy claramente en su entrada sobre el vestido.
  • Coste total: 52,41€; patrón 10,41€; tejido, 38€; otros materiales, 4€.
  • Mis dificultades particulares: fueron especialmente complicados de coser los hombros y el vuelto del bajo. En este tipo de tejido concreto, un interlock tan gruesecito y elástico, si uno de los lados del tejido está estabilizado y el otro no, hay problemas. La tela no se distribuye uniformemente, se hacen arrugas, la tela se tensa mal y queda peor aunque se use el pie prensatelas especial (mi walking foot de mis amores). Además de la fastidiosa tendencia que tiene a estirarse demasiado y perder la forma. No pude hacer a máquina el vuelto porque ni con la aguja doble ni con la simple quedaba bien. Descosí como una descosida, válgame la redundancia, y acabé haciéndolo a mano, que es como realmente quedó bien. Apliqué el tratamiento reforzado del bajo que Stephanie indica en su web y que hace que el vuelto tenga más cuerpo del que tendría de por sí, permitiendo que el pliegue destaque y el bajo resista con mejor cara los lavados.


La modificación de la parte superior del cuerpo



Del revés se aprecia cómo queda el pliegue central.
El pliegue cuadrado es el inverso del pliegue de tijera y
según se quiera uno u otro la tela debe marcarse del derecho o del revés.



Estoy especialmente orgullosa de las costuras laterales,
que quedaron perfectamente alineadas.





Haciendo el topstitch del cuello.



Cosiendo a mano el vuelto. 
La cinta de fliselina es la que da cuerpo al bajo de la falda.





Creo que ahora, después de todo este trabajo y viendo el bonito resultado, puedo descansar y tomarme un merecido Bloody Mary en honor al vestido que logró hacerme sudar zumo de tomate. Removido, no agitado, por favor.

12 comentarios:

  1. Santo cielo! Es lo unico que me sale....Estoy alucinada. Con tu vestido, y contigo. Cuando la mandibula suba a su sitio a lo mejor puedo decir algo mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, pero no dejes la mandíbula descolgada mucho rato. Un beso grande...

      Eliminar
  2. Luisa en este momento iba a hacer el pedido del Red velvet cuando encuentro tu entrada con tu "red velvet" ya terminado... ¡¡Precioso, precioso!! me encanta. Ese pliegue en tijera debe de ser comodísimo además de muy estético. Y en vista de lo visto qué tejido me recomendarías?. Pensaba en un punto no demasiado fino, para que me sirviera para ahora, pero después de leerte..., prefiero tu consejo. ¡¡Felicidades de nuevo, está genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, me alegro de que te haya gustado. Para elegir tu tejido, piensa que en algunos puntos de la cintura, el grosor del tejido a coser se multiplicará por seis, que es el número de capas que llega a haber en un momento dado. Primero hay que hilvanar los dos pliegues que luego se solaparán en el punto central de la cintura, así que esas dos capas dobles se unen a las otras dos (el midriff y la parte de la falda sobre la que se doblan). Cualquiera que sea el pliegue que elijas, en el centro hay seis capas de tejido. Cuanto más grueso sea, más difícil será de coser y luego de planchar hacia abajo (que con el uso se mantenga donde debe, será casi imposible). Para coser esa parte usé una aguja de punta bola del 100, la mayor que tenía, y mi máquina no se quejó, pero de puro milagro. Desde luego, si llego a darme cuenta de las finezas técnicas de coser este tipo de pliegue con anterioridad, hubiera elegido un tejido un poco más fino (merino rib, por ejemplo, que no es tan grueso y que creo que hubiera quedado muy bien). Desde luego el interlock que usé no lo recomiendo porque te va a dar mucha guerra. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  3. Luisa queria enviarte un mail para hacerte una consulta sobre el red velvet (tengo un lio de patrón...). Pero no encuentro tu dirección de correo en el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo he arreglado. Te la pongo aquí también: costurerafunambula (arroba) gmail (punto) com

      Eliminar
  4. Madre del amor hermoso!!! Que bonito que es! y todos los trucos que usaste para estabilizar la tela han conseguido un resultado de maravilla, es genial!! Me encanta!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rosy!! Costó lo suyo pero valió la pena el esfuerzo. Ya tenía yo ganas de un little red dress. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Luisa, está perfecto! Los acabados, las coaturas! Está igual debien por el derecho que por el reves! Un 10! Que gusto! Y te sienta de maravilla!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Julita!! me alegro de que te guste el vestido. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Que preciosidad! Yo lo acabo de comprar hace unos dias... Me parece mas complicado tanta eleccion... A ver si consigo estudiarlo...si no, me temo que te cosere a preguntas!!
    filsanddraps.wordpress.com

    ResponderEliminar
  9. Al principio este tipo de patrones da un poco de miedo, pero ya verás lo bien que sale. Pregunta lo que necesites, aquí estamos ;-)

    ResponderEliminar